Actualidad

Valentía, rigor y generosidad

Dobooku ha sabido escribir lo que tantos compartimos. Este tono entusiasta con una sutil humildad – que no naif – está seduciendo a muchos estamentos de distinto registro. Y todavía puede y debe continuar haciéndolo.

La discusión interna que se vivió para conseguir el grado de síntesis del Manifiesto Dobooku para las Obras Públicas, dio una solidez al discurso de la Asociación, que debe aprovecharse. Y esto se ve en su diversidad – riqueza – de opiniones entre los mismos socios y colaboradores. La agitación es exquisita.

No se puede renunciar a la agitación, ni a pensar qué puede ser mejor. No vale la pena perder tiempo describiendo lo que se hace mal, ni viviendo con una única y cerrada idea. No se deben distribuir ni politizar las opiniones. Ni desterrar conceptos. Las mentes inquietas piensan, crean y escuchan.

Y hay que ir más allá.

Preguntarnos qué podemos hacer para ser mejores como profesionales puede traer al abismo. A veces ni el más sabio o el que tiene más respuestas puede replicar. Ser práctico es ir más allá. Describir los hechos, componerlos y tomar acción, por ejemplo, siguiendo punto a punto el Manifiesto.

Revisar los procesos de licitación y contratación pública. Proveer de acciones concretas a quién tiene la capacidad de decisión y de desbloqueo, pero quizás no con el tiempo ni la experiencia en el cargo como para disfrutar de un análisis del entorno tan rico como el que aparece en una mesa con agentes diferentes. Exigir diseños que justifiquen su razón de ser. Brindar la oportunidad a explicarse a proyectistas,  gestores, explotadores, constructores, usuarios, y cualquier parte interesada hasta ahora no involucrada.

La información tiene que fluir; en todos los sentidos. Cualquier diseño tiene que tener un cuadro de necesidades detallado en todo su alcance, objetivo, contrastado y con visión de futuro, pero también feedback del pasado. Y no se tiene que optar por la solución que más contenta a todo el mundo, sino por la mejor. Tenemos suficientes herramientas para saber qué ha pasado a las infraestructuras hasta ahora, y que podemos mejorar en todos los procesos. Se tienen que buscar más parámetros a cuantificar, no con números si queréis, pero sí a tener en cuenta, a valorar, antes y durante su explotación, establecer bases firmes que (nos) ayuden a convencer, también en inversores; uno de ellos, la flexibilidad, sinónimo de perdurable en el tiempo, adaptables. Parámetros que un explotador, gestor o proyectista suele no puede tener en cuenta. Aquí acontece la idea de equipos pluridisciplinarios, pero ordenados, y con objetivos comunes.

Asociaciones o consultas vecinales, y otras agrupaciones de usuarios … hacen mucho ruido, pero se tienen que entender, no sólo escuchar lo que quieren. Entender qué uso se hará de la infraestructura. Y darle una vuelta más allá, maximizar el uso del diseño es sinónimo de maximizar su regreso a la sociedad –beneficio al inversor quedaría demasiado frívolo, pero sería un sinónimo-. Los diseños tienen que defender cuentas de resultados solventes, y no (sólo) en números precisamente.

No renunciemos a ser punteros en ingeniería. Al poner permanentemente en crisis el estado del arte, contrastar previsiones, uso de materiales, dimensionado, globalidad (no repetimos aquí el que se ha hecho mal afuera y colaboramos, interesémonos con el que se está haciendo bien!), por un mejor diseño, más bonito (en el máximo espectro de la palabra). Y ponemos mecanismos para facilitarlo. Pero si el esquema de infraestructuras se basaba en la inversión pública, y esta no ha existido en los últimos años, no podemos esperar que la ingeniería esté en llena revolución a casa nuestra. Promovemos otras fórmulas de inversión y esquemas organizativos factibles, que fomenten el intercambio de información, que la obra pública tenga razón de ser (bis!), sea adaptable, eficiente, atractiva, y sobre todo necesaria porqué dé una vida mejor a las personas.

De verdad, felicidades Dobooku. Valentía, Rigor y Generosidad. & Gracias,


Notas editoriales:

  1. La autora participó de forma muy activa en el debate de la Presentación del Manifiesto Dobooku de las Obras Públicas en el Colegio de Caminos de Barcelona.
  2. Las fotografías fueron tomadas por la autora en su estancia en Bamako, Mali.
Tags: , , , , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*