Arquitectura

Rafael Guastavino, del modernismo catalán a la reinvención del espacio público de Nueva York

Fue un arquitecto y constructor español que desarrolló gran parte de su actividad en Estados Unidos, donde difundió el sistema constructivo basado en la bóveda tabicada. Nació en Valencia pero en el año 1861 emigró a Barcelona para formarse como Maestro de Obras y fue el primer arquitecto español que traspasó fronteras, con 40.000 dólares en la maleta y sin saber una palabra de inglés, y en apenas unos años su talento le llevó a levantar decenas de edificios en Manhattan y a fundar una de las constructoras más prestigiosas del país cambiando el sistema de construcción clásico y con plenos reconocimientos en el siglo XIX.

En la actualidad, pese a ser olvidado por la historia, tiene una obra arquitectónica impresionante. Al cruzar la frontera del atlántico, hace más de un siglo, decidió realizar un cambio radical en la construcción y a los 19 años ya contaba con cuatro patentes en Estados Unidos, todas ellas relacionadas con la construcción de este tipo de bóvedas, llegando al final de su obra con un total de 24 patentes bajo el nombre de su compañía. Todo ello le llevo a construir más de 250 edificios en la ciudad de NY y sobre unos 1.000 en total entre otros 40 estados.

Entre ellos destaca la estación de metro de City Hall, una especie de catedral subterránea con vidrieras, azulejos policromados y candelabros de latón. También son ejemplo de su genialidad excéntrica el edificio de la Reserva Federal, la biblioteca pública de Boston o los accesos al puente de Queensboro que une Queens con Manhattan en la misma ciudad de Nueva York.

gustavino

Patente de construcción de escalera y patente de la bóveda tabicada reforzada  (Informes de la construcción)

Posteriormente, juntamente con su hijo, llegaron a cambiar ese sistema de construcción clásico de los Estados Unidos a finales del siglo XIX exportando una idea que bebía de una tradición constructiva milenaria, muy frecuente en el área mediterránea, la bóveda catalana (también conocida como bóveda tabicada o cohesiva). Esta se realiza con ladrillos finos y cemento o yeso que los une como si de pegamento se tratase, y que según la tradición de los arquitectos medievales no requiere ni de andamios ni de muros de gran espesor.

Con ella imprimió para siempre su huella en la emblemática Estación Central de Nueva York, pero también en la mucho más desconocida Casa de los Azulejos.  También son un claro ejemplo de su marcado estilo la catedral de San Juan el Divino, el Carnegie Hall, la Capilla de San Pablo de la Universidad de Columbia y el pabellón de Ellis Island, entre muchas otras obras.

Catedral de San Juan el Divino, en Nueva York

Catedral de San Juan el Divino, en Nueva York (RTVE)

La clave de su éxito, a parte de realizar soluciones más ligeras y más baratas que otras opciones arquitectónicas, fue la de importar una arquitectura sólida junto a la incombustibilidad del ladrillo y los azulejos policromados que empleaba en sus construcciones por su componente ignífuga. Además introdujo su técnica, hasta entonces desconocida, en un momento en el que Estados Unidos todavía no se había recuperado del trauma por el gran incendio que había arrasado Chicago con 300 muertos en 1871 y dejó a unas 100.000 personas sin hogar.

A modo de demostración,  sometió durante 4 horas a una de esas bóvedas a una temperatura de 1.093 grados centígrados con 272 kilos de peso en la parte superior y la bóveda no se desplomó. Una prueba supervisada por los responsables del ayuntamiento que abrió a su empresa las puertas de las mejores obras y rascacielos de aquel entonces en la ciudad que nunca duerme. Es por ello que no era sólo un buen constructor sino que enseguida se dio cuenta de que la condición ignífuga de sus bóvedas era su gran ventaja comercial frente a sus competidores.

City Hall (Flickr)

Estación de metro City Hall (Flickr)

Su huella fue tan profunda en la ciudad que, en su necrológica, The New York Times se le bautizó como ‘El arquitecto de Nueva York‘. Su obra icónica en una de las ciudades más fotogénicas y fotografiadas del mundo hizo que tuviese una repercusión a nivel mundial.

Además promulgó un arte fundamental como es la arquitectura para deleitar a quien la mira, un arte en el que están las huellas del pasado como elemento innovador y en el que también están inscritos los sueños de futuro como componente de aprendizaje de lo anterior. Las construcciones de ‘Guastavino Company‘ no solo son de una técnica incuestionable y hermosas sino que además son extraordinariamente fotogénicas; perpetuó obras con un pensamiento avanzado y con una propiedad fuera de sus tiempos, la fotogenia al hablar de un edificio.

Esto fue debido a sus curvas, bóvedas y a los planos generados que formaban sus intersecciones espaciales donde la composición estructural del material busca un orden intencionadamente geométrico. Además la nitidez y el reflejo de la luz al impactar en sus obras manifiesta un acabado del espacio volumétrico fuertemente estudiado. Con ello entendía el diseño como la ordenación intencionada de elementos individuales cuyo resultado podía ser más o menos caótico aunque en él siempre subyacía un propósito de fondo; de todos modos su visión formal correspondía a la idea estética y a dimensionar su funcionalidad.

Accesos al puente de Queensboro que une Queens con Manhattan en NYC (RTVE)

Accesos al puente de Queensboro que une Queens con Manhattan en NYC (RTVE)

Como suele pasar siempre, no fue profeta en su tierra pero triunfó al otro lado del charco con su particular estilo y con numerosas exposiciones de su obra como la de ‘Palacios para el pueblo‘ en el Museo de la Ciudad de Nueva York, un merecido homenaje póstumo de la metrópoli a uno de los hombres que diseñaron las obras más importantes antes del reinado del acero y el cristal. En esta ciudad recibió un reconocimiento mundial, pero apenas ha recibido merecidos homenajes en su tierra natal.

 

 


Fuentes y/o referencias:

[1] – Informes de la construcción – “Los Guastavino y la bóveda tabicada en Norteamérica”

[2] – ROP Digital – “Las bóvedas de los Guastavino”

[3] – ConstruCloud – “Rafael Guastavino y la bóveda catalana”

[4] – Web Rafael Guastavino

[5] – TARRAGÓ i CID, S. “Guastavino Company: Catalogue of Works in Catalonia and America“. COAC, 2002.

[6] – Documental Imprescindibles @ RTVE – “El arquitecto Nueva York, Rafael Guastavino” (ver a continuación)

 

 

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*