Estética

No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte II)

Nota editorial:

Esta es la segunda parte del artículo No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte I).


A pesar de que el diseño de pasarelas se haya convertido en la búsqueda de lo sorprendente, el retorno a la sencillez y a lo normal también es una solución efectiva y eficiente para el arraigo y el buen entendimiento de los usuarios con el desarrollo urbano y paisajístico. No todas las pasarelas tienen que estar siempre relacionadas con extravagantes ideas de diseño formal y estructural. El mantenimiento de las tipologías clásicas y las ideas sencillas también pueden ser una opción válida; y no sólo cuando el diseño abrumador puede ser asumido por el presupuesto.

El deseo de las ciudades, de sus dirigentes políticos y de muchos diseñadores de estar en la cresta de la ola en el diseño de pasarelas en lugar de trabajar por tener una ciudad bien organizada provoca cierta desconexión social. Quizás la primera reacción del público sea la de venerar los elementos icónicos pero si se rasca un poco este estiloso y caro maquillaje urbano suele verse la poca profundidad organizativa, estética y ética en las directrices urbanas que van tomando nuestros territorios.

No siempre lo extraordinario tiene que ser extraordinario. Se ha hablado mucho sobre este tema, sobretodo desde la paradigmática construcción del Guggenheim de Bilbao. Sólo añadir un visual, didáctico e instructivo vídeo de School of Life de cómo ordenar la belleza de las ciudades.

La mayoría de los usuarios de las mal llamadas “pasarelas de diseño” no están muy seguros de lo que es el diseño, pero si conocen los símbolos del trabajo, el esfuerzo y la buena organización. El retorno a objetos y mensajes simples, la importancia del significado de los detalles bien hechos y el espíritu de colaboración dentro de la comunidad sigue siendo muy importante para el reconocimiento de cualquier diseño en el espacio urbano. La participación y la interacción social en un inmueble público puede crear un mensaje directo y fácil de comprender para los usuarios de la pasarela.

Los constructores antiguos trabajaron desde la discreción y el anonimato y siempre formando equipo, como artesanos. Entonces, ¿por qué no recuperar los valores de la artesanía en el diseño y la construcción de pasarelas? Algunos artistas contemporáneos ya lo han hecho. Han utilizado las pasarelas como soporte para la materialización de sus ideas artísticas, dando especial énfasis su repercusión social frente a su exquisitez. Obviamente el resultado de estas intervenciones debe leerse desde un punto de vista artístico pero siempre se puede aprender de estos ejemplos ya que evitan rodeos, van al grano. Aprender de la creatividad y de otras disciplinas suele ser más complicado por el cambio de mentalidad que ello conlleva; pero a la vez es un método muy gratificante y limpio para enriquecer nuestro ámbito de acción, más cuando estas disciplinas se ayudan de temáticas discursivas propias de la obra pública. ¿Por qué no podemos hacer lo mismo pero en sentido contrario?

Ai Weiwei. The bridge Without a Name, 2012

"Bridge with no name, 2012". Fotografía de Joris Casaer. Referencia.

“Bridge with no name, 2012”. Fotografía de Joris Casaer. Referencia.

El Museo Middelheim, situado cerca de la circunvalación de Amberes, Bélgica, pidió a Ai Weiwei reconstruir un puente en el parque de esculturas del mismo museo. El artista chino aceptó reciclando un viejo puente existente en la zona. Fue un reto para él, nunca antes había construido un puente.

La mayoría de los trabajos de Ai Weiwei muestran deferencia a la reutilización de los materiales autóctonos así como en las tradiciones de la artesanía. En este caso el puente fue restaurado con total moderación y respecto a la antigua estructura con una única modificación, los listones de madera que configuran el pavimento de la estructura se conformaron recordando la topografía de China, país natal del artista. Comprometido con lo antiguo pero con reflexión simbólica, Weiwei cuestiona el status quo del “prohibido tocar” vinculado a la obra de arte. Con la intención de lograr un cambio de mentalidad de la sociedad y del sentido individual de la responsabilidad, rehuye de hacer algo extraordinario para quedarse en el retorno del entramado artesanal y tradicional de los lugares.

¿Será que para diseñar una pasarela sólo hace falta respecto al lugar para que lo asombroso de su diseño no sea baladí?

Francys Alÿs. Don’t cross the bridge before you get to the river, 2008

En 2008 el artista belga Francis Alÿs realizó esta acción en ambas orillas del Estrecho de Gibraltar. Sólo 14 kilómetros separan África de Europa pero es una distancia muy grande para todos aquellos inmigrantes ilegales que tratan de llegar con botes a la orilla española. A veces es una aventura trágica, un viaje sin retorno.

El punto más importante de la obra Alÿs es abordar los conflictos políticos y sociales a través de figuras metafóricas. En este caso dos líneas de niños y niñas a ambas orillas, todos ellos sujetando sus propias sandalias en forma de barco anhelando el horizonte y creando un puente imaginario entre ambos continentes.

¿Será que para diseñar una pasarela sólo hacen falta acciones y voluntades para que las conceptualidades de su materialización no sean banales?

Marianne Vitale. Burned Bridge, 2011

La artista estadounidense Marianne Vitale y sus asistentes construyeron y quemaron un pasarela de madera, tipo celosía y de 24 pies de longitud, con materiales de deshecho. Detrás de la quema de la estructura hay una idea muy potente: la obra no es quemada del todo para poder recordar la belleza del material destruido frente a la perfección y la autoría del diseño conceptual. Añadir que en esta obra la importancia del proceso de creación es equiparada al resultado estético final.

¿Será que para diseñar una pasarela sólo hacen falta valores de trabajo en equipo para que su estética sea empática?

Cai Guo Qiang. Bridge crossing, Project for the Third Asia-Pacific Triennial, 1999

Artista chino Cai Guo-Qiang diseñó en 1999 un puente dentro de un sala de exposiciones utilizando técnicas y materiales tradicionales como el bambú y la cuerda. El puente se construyó dentro de un museo como parte de una instalación organizada como un evento para conocer y aprender de las técnicas de construcción antiguas. Después de cruzar el puente los asistentes podían crear su propia estructura en minitaura.

¿Será que para diseñar una pasarela sólo hace falta jugar y aprender de las obras existentes para que su resultado final tenga vida?

Instalación "Bridge Crossing, 1999". Fotografia de Cai Guo-Qiang, cortesía de Cai Studio. Referencia.

Instalación “Bridge Crossing, 1999”. Fotografia de Cai Guo-Qiang, cortesía de Cai Studio. Referencia.

Parafraseando y adaptando la respuesta de Kevin Cummins a una de sus fotografías sobre la mítica banda de rock inglesa Joy Division en la pasarela sobre la autovía Princess Parkway en Hulme, Manchester; “It almost didn’t need the band in the picture, because it would have still been a Joy Division photograph.”[2]; se podría adaptar a “una pasarela casi no necesita diseño para seguir siendo una pasarela”.

Las obras de estos y otros artistas son un buen ejemplo para afrontar la forma en que nos relacionamos con nuestro espacio y con nuestras tradiciones. El diseño de pasarelas tiene pues una nueva frontera que afrontar: diseñadores y usuarios pueden crear juntos nuevos diseños, quizás más humanizados, quizás más dinámicos, quizás menos bellos, quizás con más diferencias, contradicciones, contrastes y tradiciones. Pasarelas como lugares para ir y aprender, des de su concepción, pasando por su ejecución y terminando con su mantenimiento. Sigue siendo intelectualmente interesante ver la cantidad de pasarelas  que pueden ser pensadas por diseñadores pero es mucho más fascinante ver cómo las personas pueden ayudar a crear su propio mundo. Puede ser una opción para los diseñadores retirarse del papel protagonista y transmitirlo a los demás; la gente puede verlo como el desafío de construir su propio primer puente.

Primera pasarela de un carpintero. Fuente Estructura recíproca que sirve de acceso a una zona de picnic y juegos infantiles en su pueblo.

Primera pasarela de un carpintero. Fuente
Estructura recíproca que sirve de acceso a una zona de picnic y juegos infantiles en su pueblo.


Referencias:

[1] COLLELL, G. ​​”Build a footbridge and get over its design” IV International Footbridge Conference. London. July 2014.
[2] CUMMINS, K. ​​“Photographer Kevin Cummins’s best shot” Entrevista por Sarah Phillips el 2 de octubre de 2011 en “The Guardian”.

Tags: , , , , , ,

One Comment

  1. Pingback: No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte I) – dobooku

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.