Ingeniería

Ingeniería es cultura

Artículo resumen de la segunda jornada del ciclo “Los lunes al sol. Pensando en la Ingeniería de otra manera” organizado por el Colegio de Caminos de Madrid y que tuvo lugar en la Sala Ramón Gómez de la Serna en el Círculo de Bellas Artes de Madrid el pasado lunes 26 de octubre a las 7 de la tarde.

Además de ser registrado por vídeo, se pueden hallar en twitter algunas de las reflexiones más interesantes del debate mediante el hashtag #ingenieríaescultura.

Miguel Ángel Carrillo moderó el debate que empezó mediante tres conferencias impartidas por Javier Manterola, Miguel Aguiló y Rosario Martínez. Los tres ponentes dieron su contrapunto a la tautología “la ingeniería es cultura”.

Javier Manterola hizo una aproximación personal del mundo de la cultura, focalizando su versión de la cultura o humanismo en el mundo de la ingeniería estructural y refiriéndose al mundo del arte. Como paradigma utilizó la Torre Eiffel y frente a la cuestión de que si es o no obra de arte, al no ser pensada de antemano como obra artística, Manterola se ayudó del conocimiento para responder a tal pregunta. “Hay que saber. Hay que saber de ingeniería. Hay que saber de puentes. Ningún neófito que vaya al Museo del Prado y vea Las meninas de Velázquez, un cuadro considerado claramente como obra de arte; le dice nada si no sabe nada de pintura. Para mi es evidente, es decir, hay que tener un conocimiento sobre el hecho que estamos considerando para que pueda despertar en ti mismo unas sensaciones de impresión, realmente poderosas, que te hagan considerar que es una obra de arte”.

¿Es la torre Eiffel una obra de Arte?

¿Es la torre Eiffel una obra de Arte?

El filósofo y escritor francés Roland Barthes escribió sobre dichas apreciaciones estéticas en el libro “La torre Eiffel. Textos sobre la imagen”. “Mirada, objeto, símbolo, la Torre es todo lo que el hombre pone en ella, y ese todo es infinito. Espectáculo mirado y mirador, edificio inútil e irremplazable, mundo familiar y símbolo heroico, testigo de un siglo y monumento siempre nuevo, objeto inimitable y sin cesar reproducido, es el signo puro, abierto a todos los tiempos, a todas las imágenes y a todos los sentidos, la metáfora sin freno; a través de la Torre, los hombres ejercen esa gran función del imaginario que es su libertad, puesto que ninguna historia, por muy oscura que sea, ha podido quitársela” [1].

“La ingeniería es cultura aunque sea muy mala ingeniería. Eso es algo que tenemos que aceptar. Y es cultura porque forma parte de la manera que tiene el hombre de estar en el mundo y por tanto es cultura por el mero hecho de ser ingeniería” afirmó Miguel Aguiló que empezó su ponencia con tres teorías, recordando su trilogía de libros [2, 3, 4]. Posteriormente y a modo de ejemplo sintetizó dichas teorías en tres obras de la ciudad de Nueva York: la actuación urbanística alrededor del Rockefeller Center; la evolución del arco como umbral en los puentes del ingeniero Othmar Ammann; y la rehabilitación paisajística del puerto de Brooklyn Promenade.

Puente George Washington en Nueva York, obra de Othmar Ammann. Referencia

Puente George Washington en Nueva York, obra de Othmar Ammann. Referencia

Siguiendo la recomendación de Miguel Aguiló adjuntamos el vídeo donde Amanda Burden, jefa de planeamiento de la ciudad de Nueva York, “argumenta que lo más importante de las ciudades es el espacio público y que cuidando el espacio público se es capaz de cambiar totalmente el carácter de la ciudad”.

Para terminar las conferencias, Rosario Martínez a partir de la interesante reflexión “Si nos planteamos si la ingeniería es cultura es que algo anda mal”; expuso cinco preguntas de sus reflexiones personales sobre el contexto cultural de los ingenieros civiles. ¿Nos han influido demasiado determinadas disyuntivas como ciencias-letras, útil-inútil …? ¿No será que nos movemos mal en los terrenos fronterizos de las diferentes áreas? ¿Les pasa lo mismo a otras profesiones? ¿Se hace necesaria una formación específica? ¿Cuáles son las fortalezas de la profesión del ingeniero?

Finalizadas las tres ponencias, el debate se trasladó entre los tres ponentes y el público asistente.

Rosario Martínez disintió de Javier Manterola sobre su aproximación al arte desde la ingeniería mediante el conocimiento. Según Martínez “Por intuición, o por herencia, o por sensibilidad, se puede uno acercar a Las meninas y sin conocer la trascendencia te puede transmitir. A mi entender no se trata de una formación, sino de una actitud”. Asimismo Miguel Aguiló también discrepó de ambas opiniones no admitiendo que ingeniería y arte sean mundos ajenos y que entre ambos haya una frontera. “El arte es importante para hacer ingeniería”.

Entre los asistentes a destacar esta opinión: “Yo creo que la ingeniería es cultura no hay que discutirlo. El problema es que no sabemos venderlo, no sabemos comunicarlo. Siempre estamos hablando que los ingenieros de caminos tenemos esa faceta artística, esa faceta cultural; pero no sabemos contarlo a la sociedad”.

A mi entender diría que la ingeniería es arte, pero no como objetividad absoluta ni como opinión personal sino como simple posibilidad. El Arte sucede cuando es cuestionado, es decir, cuando el diálogo objeto-sujeto es cuestionado mediante el lenguaje y el pensamiento. La visión clásica nos remite a la bondad, la belleza, la lucidez y la sobriedad como categorías estéticas a aplicar en la ingeniería; pero desde la Modernidad y sobretodo en la Contemporaneidad esta premisa queda obsoleta. Pienso que el ingeniero civil le es difícil pensar y/o aceptar el eclecticismo posmoderno orientado hacia la caída de las grandes ideas que han sustentado las épocas pasadas. Lo curioso del tema es que este contexto posmoderno rechazado por llevar implícito una bobería estética, ética y política sí es presente en la sociedad o en las administraciones que aplauden o gestionan las obras de ingeniería frecuentemente llamadas singulares. Es imposible escaparse pues, citando a Miguel Aguiló, “no se puede ser ingeniero sin estar en el mundo”.

Ai Weiwei. A Study of Perspective - Eiffel Tower 1995-2003. Referencia.

Ai Weiwei. A Study of Perspective – Eiffel Tower 1995-2003. Referencia.

___

Referencias

[1] BARTHES, R. La Torre Eiffel: textos sobre la Imagen. Editorial Paidós, 2001.

[2] AGUILÓ, M. El Paisaje Construido: Una aproximación a la idea de lugar. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, 1999.

[3] AGUILÓ, M. Forma y tipo en el arte de construir Puentes. Abada editores, 2010.

[4] AGUILÓ, M. Qué Signfica Construir. Claves conceptuales de la Ingeniería Civil. Abada editores, 2013.

Tags: , , , , , , , , , , ,

One Comment

  1. Pingback: Creo que voy a ponerme a construir | dobooku

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*