Estética

No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte I)

No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas. En la mayoría de los casos la belleza abrumadora depende más de la disposición de las personas que de las circunstancias de su diseño. De hecho, algunos hechos inesperados pueden hacer que el usuario sienta que una pasarela pueda ser parte de su vida personal y cuando esto sucede, por lo general, el diseño se convierte en secundario.

Hoy en día los criterios paisajísticos y estéticos se han centrado en el negocio de la belleza artificial. La arquitectura contemporánea constituye y remodela los paisajes de la ciudad con unos impactos estéticos, tecnológicos e icónicos muy intensos; atrayendo al turismo y a la especulación económica. Vivimos en un mundo de pose, donde el gusto y la originalidad están en constante evolución y lo que es tendencia ahora se metamorfosea en popular, viejo y aburrido en poco tiempo. El diseño de pasarelas es uno de los ejemplos más paradigmáticos y fáciles para entender esta situación.

Las instituciones, los políticos, los urbanistas y los diseñadores utilizan las pasarelas para renovar rápidamente la ciudad. Se basan en la conexión entre el espacio urbano y el diseño con el fin de atraer negocios y actualizar la ciudad en el mapa mundial. Cada ciudad quiere poseer un puente peatonal atirantado como sinónimo de innovación estructural; cada ciudad quiere un icono arquitectónico que la publicite como tendencia urbana; cada ciudad quiere tener en sus calles obras maestras de diseñadores famosos; y por supuesto, la gran mayoría de los diseñadores quieren ser reconocidos como parte relevante de este estilizado y ostentoso mundo del diseño de pasarelas.

Con este panorama, surgen muchas preguntas.

¿Por qué el diseño de pasarelas está vinculado con lo asombroso?

No sólo el negocio de lo impresionante está íntimamente atado al campo del diseño contemporáneo de pasarelas. Actualmente la práctica común de diseño, como una disciplina amplia, convive en paralelo con la transformación de los hábitos cotidianos de los usuarios en el complejo y elitista mundo de la estética.

Vivimos en un mundo de consumo, de cambio, de gusto, de popularidad, de originalidad, de banalidad, de publicidad, de creatividad, de emociones, etc.; atributos que no sólo tienen un significado estético creciente y difícil de entender rápidamente, sino que son más que útiles para categorizar el contexto en el que nos vivir. Política, tendencia, mercado, tecnología, diseño y moda son las razones que determinan los criterios estéticos imperantes.

¿Cuántas veces un alcalde, un concejal o un técnico han decidido los criterios de diseño o estéticos de un proyecto sin dar razones contrastadas u objetivas? ¿Cuántas veces un diseñador ha modificado los criterios de diseño o estéticos de un proyecto con el fin de satisfacer el gusto común? ¿Cuántas veces un proyecto ha sido diseñado para ser muy diferente de todo lo visto anteriormente?

Pasarela Sackler en el real Jardín Botánico de Kew, Londres. Dos materiales nobles conforman el aspecto de la pasarela, granito y bronze. Referencia.

Pasarela Sackler en el real Jardín Botánico de Kew, Londres. Dos materiales nobles y extremadamente caros conforman el aspecto de la pasarela: granito y bronze. Referencia.

¿Por qué el diseño de pasarelas está vinculado con lo conceptual?

El diseño contemporáneo de pasarelas pierde su interés, a menos que haya un concepto, una idea o una metáfora detrás de él. El diseño de pasarelas está estudiando los principales conceptos de la filosofía del lenguaje, cuestionando su naturaleza y la estructura de su lenguaje formal. Siguiendo el ejemplo de la palabra escrita, no importa lo que se convierte en un diseño, todo lo que se puede comunicar a través de bocetos e ideas ya es real, ya se puede construir. Tiene más que ver con la potencialidad de las relaciones entre los conceptos intelectuales de los ámbitos estructural y formal que con los hechos construidos.

Los objetivos funcionales y estéticos son manipulados por la élite intelectual, mientras que la gente común no sabe cómo entender dicho lío de ideas y conceptos. El diseño actual se organiza como una cuestión precisa y difícil de alcanzar para el público general, incluso también para los entendidos en la materia, siendo imposible entender correctamente el origen de algunos diseños. A partir de esta ignorancia, la única reacción es aplaudir e incentivar el negocio. Animar y echar un vistazo es más fácil que entender y participar.

Trazado serpenteante, aunque no estrictamente necesario, de la pasarela Sackler. Referencia.

Trazado serpenteante, no estrictamente necesario, de la pasarela Sackler. Referencia.

¿Por qué el diseño de pasarelas está vinculado con el diseñador?

No sólo los conceptos son notorios en el diseño de pasarelas, incluso sus diseñadores son más importantes. Los diseñadores no son sólo una herramienta más para construir la pasarela; se convierten en el icono de los medios, el primer adjetivo de la obra, siendo más fácil así su reconocimiento. Como en otros ámbitos culturales, los nombres individuales aparecen junto a la obra como una marca o referencia fácilmente identificable.

La gente se ha acostumbrado a decir: “Sí, me encanta este puente, fue diseñado por Foster” o “Esta es una pasarela de Calatrava” o “Heatherwick ha propuesto una nueva pasarela jardín en Londres”.

John Pawson, diseñador de la pasarela Sackler. Referencia.

John Pawson, diseñador de la pasarela Sackler. Referencia.

¿Por qué el diseño de pasarelas está vinculado con la fotografía?

El diseño de pasarelas ha perdido interés en la esencia de la ingeniería y la arquitectura, ya que está más preocupado por su propia imagen. Ahora, más que nunca, las pasarelas son representadas en revistas o en internet a través de fotografías con el fin de atraer opiniones que sólo ayudan a potenciar lo abrumador, lo conceptual y la autoría.

Las fotografías y las imágenes renderizadas proporcionan una relación desequilibrada entre la pasarela real y su representación, cayendo del lado de la belleza artificial. Lo que importa en la fotografía no es tanto la estructura o la arquitectura de la propia pasarela, sino el recreo atmosférico de su contexto idealizado.

La impresionante belleza de algunos renders o fotografías no representan las pasarelas en sí, sólo se preocupan por la interpretación de sus formas y la representación de sus ideas. No hay preocupación por mirar la pasarela en el lugar, es más, ya no hay necesidad de estar presente en el lugar para crear una percepción de material sensible de la obra; las fotografías son suficientes, siendo casi las pasarelas en sí.

Una sugerente imagen es ya suficiente para categorizar y compartir un diseño. Embriaguez y rapidez sustituyen la búsqueda y el viaje al lugar.

Pasarela Sackler de noche. Referencia.

Pasarela Sackler de noche. Referencia.

¿Qué otras direcciones existen en el diseño contemporáneo de pasarelas? 

La segunda parte de este artículo, trata de dar respuestas: No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte II)


Referencia:

[1] COLLELL, G. ​​”Build a footbridge and get over its design” IV International Footbridge Conference. London. July 2014.

Tags: , , , , ,

2 Comments

  1. Creo que esta exposición es puede extrapolar a la arquitectura, el urbanismo y paisajismo, entonces la reflexión se podría extender a la sociedad en general y me acabaría poniendo trascendental y pedante, así que solo me limitaré a felicitarte por el atrevimiento de poner éste análisis sobre la mesa y espero en breva la segunda parte.

    Una cosa más, en relación al tema recomiendo 2 libros:

    – La arquitectura del poder. Autor: Deyan Sudjic.
    – Arquitectura milagrosa: Hazañas de los arquitectos estrella en la España del Guggenheim (Crónicas). Autor: Llàtzer Moix Puig.

  2. Pingback: No hay necesidad de exaltar el diseño de pasarelas (parte II) – dobooku

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.