Ingeniería

Lo Passador: Algo más que cruzar el Ebro

Cruzar el río Ebro en la zona de su delta resultaba algo laborioso hasta hace poco tiempo ya que, antes de la construcción de “lo Passador”, el puente más cercano a la desembocadura del Ebro era el de Amposta, obligando a los habitantes del delta a dar una vuelta de más de 30 km para pasar de un lado al otro del río.

Para solventar esta carencia, especialmente en las poblaciones de Deltebre y Sant Jaume d’Enveja situadas en riberas opuestas y separadas únicamente por 200 metros de agua, se utilizaban pasos de barca para comunicarse. Una forma de cruzar el río con mucha historia pero que podría describirse como un medio de transporte medieval.

De hecho, hasta finales del siglo XIX, el único puente que cruzaba el Ebro en tierras Catalanas era el puente de barcas de Tortosa. En el resto de poblaciones la única manera de cruzar el río era mediante barcas de paso. Las primeras se servían de medios manuales, mediante una cuerda atada a ambos márgenes del río o mediante de remos que los propios usuarios tenían que manejar para cruzar, hasta que posteriormente se utilizaron barcas a motor.

Barcaza de Amposta, año 1957. Formada por dos laúdes y utilizada mientras se arreglaba el puente hundido en la batalla del Ebro.

Barcaza de Amposta, año 1957. Formada por dos laúdes y utilizada mientras se arreglaba el puente hundido en la batalla del Ebro.

Esta pintoresca forma de cruzar tenía su encanto, pero también muchos inconvenientes: el precio del pasaje era pequeño, pero si llegabas justo cuando acababa de partir, ya podías sentarte a esperar pues entre cruzar, descargar, cargar y volver a cruzar podían pasar más de 30 minutos. Y esto teniendo en cuenta que el barquero estuviera en su horario de trabajo, que el río no bajara en crecida y que el tiempo permitiera la navegación.

Este medio de cruzar el río se utilizó en el delta del Ebro hasta el año 2010, cuando se inauguró el puente “Lo Passador”.

Barcaza que unia Deltebre y Sant Jaume d'Enveja antes de la construcción del puente. Foto de Javier Bueno.

Barcaza que unia Deltebre y Sant Jaume d’Enveja antes de la construcción del puente.

Hasta el 2010 funcionaban 3 pasos de barca en el Delta del Ebro pero poco a poco dos de ellos fueron dejando el negocio debido a averías no reparadas por la anunciada construcción del nuevo puente. El único paso que funcionó hasta el final fue el de “Garriga”. Se trataba de un negocio familiar trasladado de padres a hijos, que se ha visto obligado a readaptarse y ahora se dedican al turismo con su bar-restaurante y dando paseos en catamarán por la desembocadura del Ebro.

El 30 de septiembre de 2010 se inauguró “Lo Passador”. Se trata de un puente metálico con postensado extradorsal diseñado por los ingenieros de caminos Diego Cobo y Jiri Strasky. Tiene de 250 m de longitud, con 2 pilas en el lecho del río y dejando vanos de luces 69+112+69 m. El tablero, de 19,3 m de ancho, está separado por los 4 cables en el centro dejando la mitad para el uso de vehículos y la otra mitad para peatones y ciclistas.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Foto de Javier Bueno.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Fotografía de Javier Bueno.

Su innovadora tipología, cuya sección metálica hace de unión entre los cables y el tablero asemejando la estructura a la de un puente colgante, permite salvar todo el ancho del río únicamente con dos simples pilas manteniendo un canto del tablero muy reducido.

Aunque resulta inevitable que el puente destaque dentro del paisaje por su tamaño, el diseño elegido consigue no imponerse sino complementar el paisaje del delta, integrándose perfectamente gracias a sus líneas curvas suaves y a su gran esbeltez. Asimismo el color blanco suaviza el impacto visual y la superficie metálica refleja el movimiento del agua uniendo la estructura y el río en un mismo conjunto.

El puente se ubica en el parque natural del Delta del Ebro característico por su topografía llana, a cota del nivel del mar, ofreciendo así un nuevo punto de vista en altura desde donde apreciar el Ebro, su paisaje y su naturaleza. El puente también une los paseos fluviales de ambos margenes del río, ideales para pasear en familia o realizar largas rutas en bici, potenciando la conectividad del parque natural del Delta del Ebro.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Foto de Javier Bueno.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Fotografía de Javier Bueno.

Uno de los aspectos más criticados del puente es la elevada pendiente en sus entradas, más del 10% durante 100 metros de longitud, lo cual castiga a muchos ciclistas que acaban bajándose de la bici y a personas mayores que se ven obligadas a tomárselo con calma para cruzar. Esto es debido al gálibo náutico de la parte central de la estructura, de 12 metros, necesario para permitir el paso de embarcaciones bajo el puente.

La calidad de los acabados generales responden al de una infraestructura pero dada su singularidad se han colocado elementos de mobiliario urbano de diseño específico para el lugar.

Otro apunte interesante a analizar estéticamente es la conjunción visual de la planta, la sección tipo y el alzado. El esbelto y bello alzado va perdiendo tensión ante la contundente anchura del tablero metálico. Aún así la unión de éste con los estribos si tiene continuidad estética.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Foto de Javier Bueno.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Fotografía de Javier Bueno.

El proceso constructivo fue destacable, y produjo gran expectación entre los impacientes vecinos. Los tramos laterales se construyeron sobre penínsulas artificiales de tierra, lo que produjo muchas dudas, pues muchos se extrañaban al ver como se abocaban tierras al río, y más de uno llegó a pensar que se acabaría cruzando el río por tierra. No se pudo ejecutar las dos penínsulas al mismo tiempo ya que hubiese reducido demasiado el cauce del río. Hasta que no se hubo finalizado uno de los lados no se empezó a ejecutar el otro, hecho también criticado por los vecinos, que decían que si se hubiera empezado por los dos extremos a la vez el plazo de ejecución se hubiera reducido casi a la mitad. Querían cruzar cuanto antes.

El tramo central de 61 m de longitud y 530 toneladas de peso se construyó a parte y se transportó flotando hasta su posición final, izándose luego con la ayuda de 4 gatos hidráulicos. La maniobra de izado de la pieza central se hizo el 30 de junio de 2010 momento histórico para los pueblos de Deltebre y Sant Jaume d’Enveja. Mucha gente se cogió vacaciones para poder ir a ver el espectáculo.

Izado del vano principal del Puente Lo Passador, Delta del Ebro (30/06/2010). Foto de Javier Bueno.

Izado del vano principal del Puente Lo Passador, Delta del Ebro (30/06/2010). Fotografía de Javier Bueno.

Los más nostálgicos piensan que debían haberse mantenido los pasos de barca, aunque sea únicamente como patrimonio cultural, pero lo cierto es que casi la totalidad de la población local como de visitantes se muestran muy satisfechos con la nueva estructura.

El puente o “lo pont” como se dice en la zona ha significado mucho para los habitantes de las poblaciones del Delta del Ebro, facilitando sus comunicaciones, convirtiéndose en un símbolo de referencia de Deltebre i Sant Jaume d’Enveja y aumentando las posibilidades de desarrollo tanto social como económico del hermoso parque natural del Delta del Ebro.

Inauguración del Puente Lo Passador, Delta del Ebro (30/09/2010). Foto de Javier Bueno.

Inauguración del Puente Lo Passador, Delta del Ebro (30/09/2010). Fotografía de Javier Bueno.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Foto de Javier Bueno.

Vista del Puente Lo Passador, Delta del Ebro. Fotografía de Javier Bueno.

Tags: , , , ,

4 Comments

  1. Muy bueno el artículo histórico-ingenieril. Éste Puente es todo una hito en la zona, el último puente del Ebro y un enlace histórico entre Deltebre y Sant Jaume d’Enveja. Un digno sucesor de los puente vecinos de Amposta (1921) y Tortosa (1982), que tienen un gran interés paisajístico y patrimonial.

    Creo que también ha sido el único puente promovido por la Generalitat de Catalunya en el que se hizo un concurso público de ideas. Hay que hacer más concursos de ideas.

  2. Me ha gustado mucho el artículo. Qué pena que no haya estado trabajando en la zona en la época de su construcción, pero a la vez que suerte que estuviera hecho cuando llegué.
    El puente fue muy importante para nosotros ya que permitía una rápida conexión entre las dos partes de la obra que estuvimos ejecutando: los Humedales del Delta. Se trata de dos humedales, cada uno de ellos situado en hemideltas distintos. Creo sinceramente que la ejecución de los humedales hubiera requerido dos equipos de obra diferentes (uno por humedal) si el puente no hubiera existido.
    Como debería ser siempre: las infraestructuras acercan territorios!

  3. Javier Bueno Contreras says:

    A veces no se le da la importancia que tienen las infraestructuras y los beneficios que aportan. Y si además tienen un valor estético añadido, no solo acercan territorios si no que también los mejoran, dando un aspecto más moderno como en este caso y completando el paisaje.

  4. Loren says:

    Grande Javi,sigues pasando por el? Yo voy a menudo…es mi puente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*